Cuánto cuesta una repatriación funeraria sin seguro de decesos

Cuánto cuesta una repatriación funeraria sin seguro de decesos

Viajar es una de las alternativas de ocio más escogidas por todo el mundo, y es que viajar puede ser muy estimulante pero también conlleva riesgos.
Con el auge de aerolíneas y viajeros en el tráfico aéreo llega el momento de plantearse otras cuestiones, que no nos son tan ajenas como creemos.

Hay que preguntar qué va a pasar conmigo si fallezco en un país extranjero, qué protocolo se sigue si tengo algún accidente en otro país… Son casos comunes, todo esto es algo que pasa de forma recurrente, no es nada extraño recibir estas llamadas por parte de las autoridades o aseguradoras correspondientes.

¿Qué es repatriar a una persona?

Es en esos momentos cuando se requiere una repatriación funeraria, que es trasladar a un fallecido desde el país donde haya fallecido a su país de origen, para ser enterrado o cremado allí y asi descansar con sus amigos y familiares.

Cuánto cuesta repatriar un cuerpo

Y es que el coste que puede tener la repatriación de un cuerpo ronda los 6.000 € en caso de que sea internacional(dentro de la UE), alrededor de 500 € si es nacional (por ejemplo, el alquiler de un coche fúnebre para el traslado ya vale unos 400 €), es hablando de este precio donde cobran importancia los seguros de decesos, ya que su contratación te permitiría ahorrarte este desembolso.
Si la repatriación es intercontinental, los costes se disparan considerablemente, pudiendo llegar a los 40.000 - 50.000€.
Es por la imprevisibilidad de este precio, lo difícil que puede ser tratar con diferentes autoridades y gestionar todo el proceso, que un seguro con repatriación es un producto muy interesante y que cada vez es más solicitado.

Requisitos para repatriar un cadáver

Repatriar un cadáver no es algo que se pueda hacer de forma arbitraria, se requiere de unos trámites, procesos y documentos que hay que presentar en el Consulado y que vienen regulados en el Decreto 2263/1974, de 20 de julio, estos requisitos son los siguientes:

  • Solicitar el traslado del cuerpo al Cónsul General mediante una carta con estos datos:
    • Nombre, apellidos y domicilio de la persona que lo solicita.
    • Nombre, apellidos, último domicilio del fallecido.
    • Fecha y causa de la muerte.
    • Lugar donde está el fallecido.
    • Medio de transporte que se va a usar para el traslado.
    • Fronteras, aeropuertos, puertos que haya que cruzar para entrar a España.
    • En qué lugar va a ser enterrado o incinerado.
  • Certificado médico oficial donde conste la causa de la muerte.
  • Certificado médico del procedimiento de embalsamamiento que se haya empleado.
  • Certificado de defunción expedido por las autoridades del país donde haya fallecido.
  • Certificado de defunción del Registro Civil español.
  • Documento donde las Autoridades Sanitarias autoricen la salida del cuerpo.
  • Que el féretro que se vaya a usar esté dentro de la legalidad y que el proceso y cierre sea presenciado por un funcionario autorizado, que levantará acta.

Calcula Ahora el precio de tu Seguro de Decesos

Requisitos para que el féretro sea válido

Como hemos dicho, el féretro ha de cumplir también unas normas que establece el mismo Decreto. Así pues, en él se dice que:

Hay 3 clases principales válidas:

Común
Construido sobre tablas de madera de 15 mm. de espesor mínimo y unidas de forma sólida entre sí, sin posibilidad de abertura.
De traslado
Compuesto por 2 cajas, la exterior con las mismas características que los féretros comunes pero hechas de madera fuerte y que el espesor de 20 mm. Y reforzada con abrazaderas metálicas.
En los féretros de traslado también se establecen diferentes posibilidades para la caja interior, pudiendo ser:
  • De láminas de plomo de 2,5 mm. de grosor.
  • De láminas de cinc soldadas entre sí, con un espesor de 0,45 mm mínimo.
  • Cualquier otro material que esté aprobado por la Dirección General de Sanidad.
Cajas de restos
Hechas de metal o de cualquier material que sea impermeable.

¿Cuánto tiempo tarda en repatriarse un cadáver?

Este tiempo no es algo objetivo, ya que muchos condicionantes lo rodean. Pero si que hay algunos tiempos que son obligatorios.
Por ejemplo, el cadáver ha de permanecer entre 24 y 48 horas en el domicilio mortuorio (lugar donde se encuentra el cuerpo antes de ser repatriado) tras la confirmación de la muerte por el médico autorizado.Aunque si el cadáver está embalsamado el plazo podrá ser de hasta 96 horas, en cambio si está conservado transitoriamente el plazo es de máximo 72 horas.
También, el tiempo que marca la Ley para poder empezar los trámites es de 24 horas tras el fallecimiento. Si no se embalsama el cuerpo la inhumación tendrá que hacerse en un plazo de 48 horas.
Pero los tiempos globales van a depender del país de origen y destino, de las restricciones comunitarias, del ritmo en las gestiones, de la normativa que haya que cumplir en cada país, son muchos los factores. El tiempo mínimo se podría decir que es 2 días pero el máximo puede llegar a ser 20 días.

Traslado del cuerpo en España

Hay un factor determinante que es si el cadáver se va a mover de la Comunidad Autónoma o si el traslado es dentro de la misma:

  • Dentro de la misma comunidad. El proceso se inicia 24 horas tras el fallecimiento y se debe contar con el certificado de defunción.
  • A otra comunidad. Aquí el procesos se complica un poco más, se necesitan dos certificados, uno para el Registro Civil y otro para Sanidad. Una vez cumplimentados, se inicia el proceso, aunque antes de nada hay que revisar la legislación de cada Comunidad porque es un proceso que puede variar dependiendo de donde a donde sea el traslado.

Llámenos al 900 264 083


¿Prefiere que le llamemos?

LLAMADA GRATIS